Tron (TRX) en picada y su stablecoin USDD siguiendo los pasos de Terra

TRON-Stablecoin

✍️ Actualizado el día 16 junio, 2022 - 8:14 👤 Revisado por Jakub Motyka

  • El ecosistema de Tron (TRX) y su stablecoin USDD se han visto muy afectados por el mercado bajista.
  • USDD no ha logrado recuperar su paridad con el dólar americano.
  • ¿Se repetirá lo que pasó con Terra?

En las últimas semanas, el ecosistema de Tron (TRX) se ha visto fuertemente afectado por el mercado bajista. Prueba de ello es la dificultad de su stablecoin, USDD, para recuperar su paridad con el dólar, la cual tocó los USD 0.958 en horas de la mañana del miércoles 15 de junio. El equipo de desarrollo de Tron encabezado por Justin Sun, su fundador, están haciendo todo lo posible por recuperar el ecosistema. Sin embargo, el fantasma de Terra cada vez agarra más forma.

Según Sun, TronDAO desplegó 2.000 millones de dólares para contrarrestar a los traders que agregan presión al token de TRX. Sobre esto, el analista Valdrin Tahiri señala que el token está acercándose al nivel de resistencia de retroceso de Fibonacci de 0.382, es decir, a los 0.065 dólares. De romperlo con fuerza, el siguiente movimiento sería descendente hasta la siguiente resistencia.

En Twitter dicen que Tron (TRX) es el verdadero Luna 2.0

Al igual que ocurrió con Luna, el token nativo del ecosistema de Terra TRX, se ha visto muy afectado por la desvinculación de la stablecoin de Tron. Curiosamente, se trataba de una moneda que fue presentada como “la más descentralizada de la historia” y se encontraba sobrecolateralizada al 300%. Dicho de otra forma, según los cálculos de Sun, cada USDD estaba respaldado por 3 dólares americanos.

Entonces, ¿Por qué cae el token de Tron (TRX)? Al momento de esta publicación, la moneda estable USDD está por debajo de los USD 0.958 y sigue intentando recuperar su paridad. Sin embargo, el fantasma de Terra dañó fuertemente la confianza del mercado en las stablecoins algorítmicas. La falta de confianza ha colocado una fuerte presión de venta sobre el ecosistema de Trom, y de seguir así, ya podemos imaginar cómo terminará.

Te puede interesar:

Angélica Añez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir